En esencia, dos son los caracteres significativos de este tipo de cerveza: la graduación alcohólica y la presencia de lúpulo.

Al hablar de IPA, debemos detenernos en sus  lúpulos: de aromas y de amargor. El lúpulo es la flor que se usa en el proceso cervecero para entregar amargor, sabor y aroma a la cerveza. Y una cerveza muy lupulada será aquella a la que se ha querido añadir ese extra de sabor y amargor que le da dicho ingrediente.

Una IPA es, dicho sea a modo de esquema, una Pale Ale: es una cerveza de fermentación alta (Ale) y calificada como pálida (Pale) para diferenciarla, por su color más claro, de las características Brown, Stout o Porters (características cervezas inglesas de aquella época).